fbpx skip to Main Content
Agustin Vidal Meditacion Sincronicidad

Sincronicidad: Realización Espontánea de los Deseos

Utilizamos este fenómeno llamado sincronicidad para cumplir con nuestros deseos de manera espontánea. ¿Por qué espontánea? Porque movemos este deseo o intención desde el plano universal o infinito, hacia el físico o empírico. Este proceso ocurre de forma instantánea.

Sincronicidad en tu día a día

¿Alguna vez has pensado en alguien a quien no ves desde hace mucho, y en ese momento o poco tiempo después te escribe o llama por teléfono? O que conoces a una persona con la que al principio no tienes mucha ‘conexión’ pero luego se convierte en una de las más importantes de tu vida en ese momento. Estas ‘coincidencias’ nos dejan mensajes, y estos a su vez pistas. Si seguimos estas pistas las convertiremos en oportunidades, y las oportunidades, cuando las aprovechas, se multiplican.

Entonces el proceso de lo que llamo ‘El camino de la Sincronicidad’ sería de esta forma:

Consejos prácticos

A continuación encontrarás una serie de consejos prácticos para comenzar a aplicar la sincronicidad a tu día de manera práctica.

1. Leer las señales

Cada encuentro, cada palabra, cada coincidencia trae consigo un mensaje. Mediante una actitud de apertura, desarrollarás un grado mayor de sensibilidad para percibir el significado de cada mensaje y escuchar tu intuición. La intuición es nuestro sentido primario de supervivencia, el cual hemos desarrollando por miles de años. Esta ahí, es innato y nunca falla. Se pone en práctica cerrando los ojos y conectando con la sensación interior de confort o incomodidad. Tomar contacto con la naturaleza también nos reconecta con esta esencia primaria. Comienza con paseos por el bosque, la montaña o descalz@ por la playa.

2. Plano cuántico

Para entender las señales universales es importante tener una noción básica sobre cómo funciona la física cuántica, la cual estudia la materia en su mínima expresión. Cuando observamos con un microscopio específico cualquier tipo de objeto (incluido nuestro cuerpo), y lo llevamos hasta su punto máximo de ampliación, llegamos al nivel sub atómico de la materia. Aquí apreciamos con exactitud que la misma se convierte en energía y pierde cualquier tipo de solidez. De energía e información estamos formados y también lo está el universo. Por eso cuando vives una vida basada en lo material, la sincronicidad no puede trabajar. De lo contrario, cuando entiendes que eres energía, permites que la sincronicidad fluya con naturalidad.

3. Equilibra las áreas más importantes de tu vida

En el momento que encuentras equilibrio en las 5 áreas (relaciones, trabajo, físico y nutrición y espiritualidad), la vida te coloca en el lugar adecuado, en el momento adecuado, orquesta todo a la perfección para la realización espontánea de los deseos. Por ejemplo, cuando nutres tus relaciones y te rodeas en tu vida de gente que saca lo mejor de ti, tienes un fin último con respecto al trabajo que te hace levantar con ganas cada mañana, cuidas de tu cuerpo haciendo el ejercicio y comes alimentos saludables y de calidad, duermes la cantidad de horas necesarias y meditas, agradeces, aprecias la vida y tratas a los demás con amabilidad.

Espero te sirvan estos consejos y recuerda que las cosas que pasan en la vida no son en realidad cosas, sino respuestas que obtenemos a partir de lo que somos, creemos, sentimos, atraemos y creamos.

¿Cómo utilizas la sincronicidad para cumplir tus deseos de manera espontánea?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar